S.O.S – Cómo Amigarte con tu Uniforme de Trabajo y Lucir Genial

¡S.O.S al rescate! Esta semana llegó tu Uniforme de Trabajo y aún no sabes qué hacer para congraciarte con él y hacer que deje de mostrarte como si hubieras perdido toda femineidad.

¿Sabías que hay trucos pensados para que toda mujer que deba uniformarse para trabajar, pueda mostrar pequeños indicios de sensualidad. Descúbrelos a continuación.

Consejos para Sacar Provecho de tu Uniforme de Trabajo

uniforme-de-trabajo-i

Botón Desabrochado: ellos te han dado una camisa formal, pero gracias a la Naturaleza, has nacido mujer, por lo que no pueden obligarte a usar corbata. Con esto, tienes carta libre para usar el último botón abierto, dejando entrar un aire primaveral muy sensual a tu escote.

Falda un Poquito más Corta: una vez que recibes el Uniforme de Trabajo, puedes llevar la falda a una modista particular y pedirle que te la acorte un poco. Siempre toma en cuenta el largo de la chaqueta, porque corres el riesgo de que te quede más corta que esta última.

En el caso de que te llamen la atención por el largo de tu falda, hazte la que no entiendes y diles que ya vino así cuando te la dieron.

Cinturones Vistosos: no dejes pasar la ocasión de lucir cinturones gruesos con hebillas muy decorativas, esto te dará un toque único entre las demás.

Ultra Tacones: el pantalón que te han dado puede ser muy austero y aburrido, pero nadie te quita la oportunidad de lucirte quince centímetros más arriba con unos espectaculares zapatos de tacón muy alto.

Chaqueta Contrastante: seguramente tus empleadores te han dado la chaqueta, pero, ¿qué tal agregarle arriba otra que te dé un poco más de glamour?

Ventajas de Tener Uniforme de Trabajo

Puede que no te veas todo lo sexy que pretendes, pero no puedes negar que tener un Uniforme de Trabajo te da una serie de ventajas. Entre ellas destacamos que no tienes que pensar qué ponerte el día siguiente.

Resulta bastante estresante hacer combinaciones todos los días. Sin embargo, cuando tienes la ropa servida en bandeja, todo es más fácil.

Por otro lado, no gastas tu propia ropa, por lo que te resulta más económico que tener que vestir tus prendas. Esto implica un ahorro en tu presupuesto que terminarás agradeciendo a fin de año.

Te olvidas de la competencia inevitable que se da entre mujeres en un ambiente de trabajo. Todas quieren ser la más linda, la mejor vestida, la que lleva las prendas mas costosas y muchas otras competencias.

Por último, tendrás que lavar menos prendas, puesto que probablemente te den dos juegos de uniforme. Entonces, lavarás uno de ellos una vez a la semana. De otro modo, sería obligatorio lavar prendas todos los días.

Como verás, el uniforme tiene para ti más ventajas que desventajas, por lo que ya puedes ir haciendo las paces con este nuevo aliado que ha llegado a la oficina para quedarse a tu lado.

Leave a Reply